jueves, 22 de septiembre de 2016

¿Debe Morir la Empresa Familiar?

Por Karen Watkins Fassler
Investigadora, CIIE-UPAEP y IESDE School of Management



La empresa familiar se caracteriza por la conjunción entre las dimensiones empresarial y familiar. Ésta busca potencializar el valor empresarial, así como alcanzar objetivos de índole socio-emocional, propios de la familia.  La interacción entre empresa y familia conlleva a una serie de planteamientos y retos particulares para este tipo de organizaciones.

            En la concepción de la empresa familiar, surge la duda de si ésta se puede aislar de la persona misma, quien inevitablemente va a morir. Algunos estudiosos de esta área dan pocas probabilidades de supervivencia a las firmas familiares. Éstos argumentan que el lograr superar la tercera generación es un fin inalcanzable, por la misma condición efímera del ser humano, que impregna a la organización.

            No obstante, este planteamiento parte de una concepción estática de familia. Conforme pasa el tiempo la familia no desaparece, pero sí se torna más compleja. Si la vislumbramos como un árbol, en su evolución algunas ramas se caen pero otras nuevas surgen.  Al conceptualizar a la familia como una unidad dinámica, entonces es factible la supervivencia de  la empresa familiar. Sin embargo, la mayor complejidad de la familia a través de las generaciones se ve reflejada también en la firma familiar. La supervivencia de la empresa familiar depende entonces de las habilidades y la preparación de los empresarios familiares para manejar tanto las relaciones familiares como los asuntos de índole empresarial.

            Desde los inicios de la empresa familiar, los fundadores se preocupan por el futuro de la firma y de los herederos. A pesar de ello, son relativamente pocos los que establecen un plan de sucesión, donde se fijen las pautas para la formación y selección de los sucesores, el fomento del emprendimiento por parte de miembros de la familia,  así como la creación de órganos internos que favorezcan la unidad familiar y los resultados empresariales. Muchos de los fracasos de la empresa familiar tienen origen en problemas familiares, que pueden aminorarse con un mayor compromiso por  parte de sus miembros para hacer frente a la mayor complejidad de la empresa. Citando al profesor Miguel Ángel Gallo, reconocido experto en temas de empresa familiar y catedrático del IESE Business School en Barcelona, ¨ Es más difícil la convivencia que la sucesión¨.  

            La empresa, al igual que la familia, es una institución social donde por definición conviven personas. En la firma familiar, coexisten ambas instituciones simultáneamente. En toda organización social hay conflictos de interés, los cuales deben ser abordados de forma tal que se respeten las diversas posiciones y se fomente el trabajo en equipo sobre el individualismo.  Particularmente en la firma familiar, el proceso de sucesión debe involucrar la buena convivencia entre las generaciones presentes y las futuras, la transmisión de los valores familiares y la herencia tanto de los activos de la empresa como de los sentimientos que impactan en su posibilidad de supervivencia en el tiempo: amor, compromiso y confianza.

No tenemos mucha experiencia con empresas familiares que hayan superado la tercera generación. Lo que es claro es que la planeación de la sucesión reduce los problemas de la desunión familiar y aumenta las posibilidades de sobrevivencia de la firma familiar. El tiempo irá dictando nuevas y mejores recomendaciones para manejar exitosamente las dimensiones empresarial y familiar de este tipo de organización social.


Entrevista al Dr. Alfonso Mendoza Velázquez en relación al precio de venta del dólar.

Te invitamos a leer un fragmento de la entrevista de Megacable y ABC radio, realizada este lunes 21 de septiembre al coordinador del Centro de Investigación e Inteligencia Económica (CIIE), el Dr. Alfonso Mendoza Velázquez en relación al precio de venta del dólar.





Entrevistador: En diferentes medios escuchamos que el dólar alcanzó en algunos lugares los $20 a la venta. Esto, ¿Cómo debe ser visto por la ciudadanía?

Dr. Alfonso: En principio lo que refleja el comportamiento cambiario del peso en estos momentos, es el nerviosismo que existe en los mercados específicamente por dos razones:

La primera, por ser la más cercana, es la noticia del Sistema de la Reserva Federal (FED) que dará su posición el próximo miércoles 21 de septiembre respecto a sus tasas de interés , los mercados podrían estar esperando un alza, generando movimientos en el tipo de cambio y depreciando el peso mexicano. Sin embargo, las encuestas muestran que es muy baja la probabilidad de que la tasa de interés en Estados Unidos suba, aun así, los mercados se mueven en función al nerviosismo u otros factores externos.

El día de hoy, lunes 19 de septiembre, se registran algunas cotizaciones bancarias al menudeo  por arriba de los 20 pesos por dólar, este escenario ya se observaba con una alta volatilidad en el mercado desde la semana pasada y a partir de la reciente visita del candidato del partido republicano Donald Trump a México, es cuando se empezó a notarse un movimiento mayor de $18 a $19 y ahora 20 pesos.

El segundo motivo, como mencionaba, se debe a que en 50 días, aproximadamente el 8 de noviembre de este año, habrá elecciones en Estados Unidos. Se observa una cercanía entre los dos candidatos y la posibilidad de Donald Trump de ganar las elecciones, lo cual, también está detrás de esta volatilidad y depreciación del peso.

De manera general, debemos entender que es una volatilidad generada por la expectativa internacional acerca de los movimientos que tendrá la FED y el contexto de elecciones en EUA.

Entrevistador: Qué expectativa debe tener el ciudadano, ¿tendrá una repercusión directa a la economía mexicana?

Dr. Alfonso: Es importante actuar con reservas respecto al comportamiento del tipo de cambio, ya que esta depreciación ha sido fuerte. El impacto podría ser en dos sentidos:

Primero para las empresas que importan podría haber un incremento en el costo de los insumos. Aunque el Banco de México y las autoridades financieras aseguran que no existe en este momento una transmisión del tipo de cambio a los precios, es una posibilidad cada vez más clara que una depreciación tan fuerte pueda tener un impacto en el precio de los insumos, en adición a posibles efectos inflacionarios a corto plazo.

Respecto a esto, observaremos la decisión del Banco de México que se reúne la próxima semana, el 29 de septiembre y de ahí podremos ver las medidas que tomará. Porque efectivamente, lo que sucedería es que el ciudadano puede enfrentar precios de consumo básico y no básico muy altos. Pero esto lo veremos con más claridad cuando se publiquen los datos del INEGI respecto a la inflación de septiembre.

Si la depreciación y la volatilidad se mantienen, podría haber un impacto positivo o incremento en las tasas de interés. Entonces hay que tener mucho cuidado con los contratos de crédito sujetos a tazas flexibles. Un incremento en la taza de interés, representa un costo progresivo cada vez mayor. Hay que procurar no aceptar tarjetas de crédito que pudieran, en un futuro si esto empeora, incrementar su costo.

Entrevistador: ¿La tendencia del tipo de cambio las próximas semanas será a mayor depreciación?

Dr. Alfonso: Se esperaría que el Banco Central interviniera como ya lo han hecho en ocasiones anteriores. Incluso son posibles medidas en conjunto con la SHCP como la última vez que intervino para regresar la cotización del peso de 19 a 18 pesos por dólar durante el BREXIT, donde hubo un recorte en el presupuesto federal de más de 30 mil millones de peso. Este recorte, dadas las circunstancias en el presupuesto federal que ya tiene un recorte por más de 230 mil millones de pesos para el próximo año, sería una noticia difícil.

Sin embargo, existen otros mecanismos como la intervención o el uso de reservas que también están disminuyendo, no de una manera tan fuerte pero aún existe espacio para emplearlas.

Este es el contexto que esperamos, una respuesta del Banco Central para estabilizar la cotización para regresarla a niveles de $19 o en el mejor de los casos a $18 por dólar. Pero hoy tal respuesta no es clara.

Entrevistador: ¿Este comportamiento del peso beneficia a las familias que reciben remesas de Estados Unidos?

Dr. Alfonso: Sí, hay un impacto positivo en las remesas y también para las empresas exportadoras donde se abarata de forma artificial el peso y las empresas son “más competitivos”. Sin embargo recordemos que México es un importador neto, es decir, importamos más de lo que exportamos. Dicho de otra manera, aunque hay empresas que se ven beneficiadas por esta depreciación, la mayor parte de las empresas tienen una compra de insumos en dólares que se verá reflejado de manera negativa con un costo incrementado.

Por lo tanto, no es bueno dejar que el Peso se deprecie de la manera en la que lo ha venido haciendo porque en realidad no somos exportadores netos y nos sale más caro importar.


Entrevistador: ¿Cuál sería la recomendación para todas las personas cuando escuchen las noticias del dólar?

Dr. Alfonso: La recomendación seria mantener cautela. En caso de la inflación, este sería papel del Banco Central; controlar la inflación y mantener los precios fijos. Por otro lado, como consumidores debemos estar atentos en las tasas de interés, si se mantiene la volatilidad, estas podrían incrementarse. Disminuir tus niveles de endeudamiento ya que pueden terminar con pagos progresivamente mayores.

Algo más que desea agregar:

Dr. Alfonso: Estamos ante un entorno volátil generado desde la crisis del año 2008 y que no hemos resuelto, en general es un tema de choques internacionales, ante los cuales, el Banco Central y el Gobierno Federal han tratado de responder y contener  el impacto internacional. A pesar de que ha habido buen manejo de la política macroeconómica que nos ha mantenido relativamente estables, esta respuesta no ha sido suficiente para generar tasas de crecimiento más altas.












martes, 20 de septiembre de 2016

La sucesión en la empresa familiar

Por Karen Watkins Fassler

Investigadora, CIIE-UPAEP y IESDE School of Management





            La sucesión es un tema prioritario para cualquier empresa familiar. No obstante, en México son relativamente pocas las firmas que poseen un plan de sucesión. En una encuesta reciente realizada en Puebla por parte del CIIE-UPAEP y el IESDE School of Management, se observa que solo el 60% de las empresas familiares poblanas medianas cuentan con un plan de sucesión. Estas compañías son en su mayoría jóvenes (en promedio tienen 30 años de fundadas), por lo que no es sorprendente que en el 61% de las mismas los fundadores sigan activos y ocupen el cargo de Director General.  La situación en el resto del país no es muy distinta. Incluso, si tomamos como referencia las empresas que cotizan en la BMV, nos percatamos que en promedio éstas tienen 37 años de fundadas.
           
Conforme pasa el tiempo, las empresas familiares se vuelven más complejas. En paralelo, la complejidad de la familia también crece. Hoy en día las familias tienen menos hijos y por ende hay pocos posibles sucesores que quieran hacerse cargo de la empresa familiar. Al pasar de la primera, a la segunda y tercera generación, la empresa familiar interactúa con diversas ramas de la familia, e incluso con distintas familias. Para que la empresa familiar supere la tercera generación, debe mantener la unidad familiar y profesionalizarse. Un buen plan de sucesión es fundamental para lo anterior, el cual debe existir desde la fundación de la firma familiar. Se debe establecer un calendario para la sucesión y preparar el retiro de los líderes actuales. El plan de sucesión debe definir las pautas para formar y seleccionar a los sucesores, desarrollar una visión y planeación estratégica para la empresa luego de la sucesión, así como concretar el rol del titular saliente y los canales de comunicación respecto a la sucesión con los demás interesados clave de la firma. A su vez, una empresa familiar podrá perdurar en el tiempo si tiene orden en sus estatutos, con coherencia entre el plan de sucesión y las capitulaciones matrimoniales, los testamentos y las donaciones.

La sucesión es un proceso, no es simplemente el reemplazar a una persona por otra. Las familias empresarias deben preparar a sus miembros para desempeñar diversas tareas en la empresa y diseñar los puestos que van a ocupar. La formación incluye el conocimiento y el inculcar amor por la empresa familiar, así como la preparación académica para liderarla. En un estudio reciente por Watkins, Briano y Rodríguez, se muestra que en las empresas listadas en la BMV los CEOs miembros de las familias empresarias con alta formación académica en administración de empresas se desempeñan significativamente mejor que los demás. Junto con lo anterior, conforme crece la empresa familiar, hay que dotarla de órganos de gobierno que permitan la separación entre los temas de familia y los temas de gestión y estrategia empresarial. Un empresario familiar puede ocupar diversos roles en la firma: ejecutivo, miembro del Consejo de Administración o miembro del Consejo Familiar. Indistintamente de sus funciones dentro de la empresa familiar, en el proceso de sucesión hay que fomentar desde temprana edad la responsabilidad de los sucesores por la propiedad de la empresa. Un plan de sucesión tiene que estar acorde con los valores familiares, sus necesidades y requerimientos. Esto se debe definir claramente en el Protocolo Familiar, aunque también hay que entender que este documento va evolucionando en el tiempo junto con la familia empresaria.  

Toda empresa familiar tiene objetivos empresariales (ganancias financieras) y objetivos socio-emocionales. Los objetivos socio-emocionales son aquellos aspectos no financieros que suplen las necesidades afectivas de la familia, tales como identidad y unión familiar, influencia, reputación y respeto en la comunidad empresarial, así como sucesión familiar. No obstante estas similitudes, existen diferencias generacionales en cuanto a los problemas que enfrentan las familias empresarias. En la primera generación, el fundador es el propietario. Éste se preocupa por la transmisión de la dirección y el patrimonio, la seguridad económica de su familia, así como el emprender para que la firma pueda crecer y sobrevivir en el tiempo.  En la segunda generación, usualmente los hijos del fundador se convierten en socios de la empresa. Éstos se ven en la necesidad de lograr la armonía y unión familiar, motivar el trabajo en equipo, elaborar un plan de sucesión y profesionalizar la empresa. En la tercera generación es cuando la complejidad de la empresa familiar es mayor y se ven los frutos de la institucionalización o los costos de su ausencia. En esta generación hay menos unión familiar, que puede desencadenar en luchas de poder y el fin de la empresa familiar. Esta salida tiene lugar de formas diversas: la liquidación de la empresa, el segmentar la firma en varias partes o venderla a un tercero son algunas modalidades de lo anterior.

En conclusión, la planeación de la sucesión en la empresa familiar es uno de los elementos clave para su sobrevivencia en el tiempo. No tenemos en México aún muchos ejemplos de empresas familiares que han podido superar la tercera generación, lo cual es la pauta a nivel internacional. La empresa emblemática en este sentido en México es Tequila José Cuervo, siendo la más antigua empresa familiar en el país, fundada en 1795.  Las empresas familiares más longevas del mundo se encuentran en Japón, donde firmas como Kongo Gumi y Koman operan desde antes del año 800. Si algo podemos aprender de esas experiencias es que la profesionalización y los planes de sucesión claros reducen los problemas derivados de la mayor complejidad de las firmas familiares conforme avanza el tiempo. 

Listarse en la Bolsa Mexicana de Valores: Paso Firme en la Institucionalización de la Empresa Familiar

Por Karen Watkins Fassler


Investigadora, CIIE-UPAEP y IESDE School of Management



REQUISITOS Y COSTOS PARA LISTARSE EN LA BMV

A través de una casa de bolsa las empresas pueden listarse en la BMV. El primer paso es inscribirse en el Registro Nacional de Valores como una Sociedad Anónima Bursátil. Posteriormente, la BMV solicita una serie de información financiera, corporativa y legal para listarse (acorde con la normatividad de la BMV y la CNBV), emitiendo acciones o deuda. La preparación para ello tarda aproximadamente entre 1 y 2 años.

Una emisión de acciones tiene un costo de 100-300 millones de pesos (contemplando además los gastos de inscripción, abogados, intermediarios y contadores), o hasta el 5% del  valor total de la oferta. Hay algunos costos de mantenimiento posteriores, que hay que tomar en cuenta. Además, se debe mostrar que la empresa ha operado por más de 3 años, que tiene al menos 200 accionistas y contar con un capital contable de alrededor de 100 millones de pesos.

Es menos costoso emitir deuda (alrededor del 0.02% del monto levantado), lo cual es una de las razones por las cuales las firmas usualmente emiten primero deuda y luego contemplan una emisión accionaria. La otra razón por la cual muchas empresas prefieren emitir deuda, tiene que ver con el control accionario. Sin embargo, en esto hay muchos mitos que se comentarán posteriormente.

El principio básico para estar en bolsa es la transparencia, los inversionistas deben tener acceso a la información relevante para tomar decisiones pertinentes. Por ello, la empresa debe preparar una serie de estados financieros auditados  y establecer un buen gobierno corporativo.



BENEFICIOS DE LISTARSE EN LA BMV

Son muchos los beneficios de cotizar en la BMV. Entre ellos, hay que resaltar el acceso a recursos  para llevar a cabo proyectos de inversión, la diversificación del riesgo y el posicionamiento como una empresa exitosa y transparente.

Hay una serie de inversionistas privados, institucionales (afores, aseguradoras, fondos de inversión), nacionales y extranjeros, que son atraídos por los diversos agentes colocadores que operan en México. De acuerdo a testimoniales de empresas que están listadas en la BMV, los beneficios en cuanto a los montos captados superan los costos asociados.

Por otro lado, los dueños de las empresas familiares (que corresponden a más del 85% de las firmas en México) tienden a invertir gran parte de su riqueza en sus compañías, con lo cual ponen en riesgo su patrimonio. Como bien es conocido, la mejor manera de reducir el riesgo es mediante la diversificación. El contar con inversionistas externos a la familia empresaria permite diversificar su portafolio de activos.

Finalmente, listarse en la BMV da una señal al mercado de transparencia y solidez. Esto favorece  tanto el posicionamiento de las firmas, como el establecimiento de relaciones a largo plazo, lo cual impacta positivamente en la inversión y en el desempeño de las compañías.



MITOS SOBRE LA EMISIÓN DE ACCIONES

Existe la creencia que emitir acciones en la BMV reduce el control de los propietarios.

Sin embargo, hay acciones de diversos tipos, unas con derecho a voz y a voto (acciones comunes) y otras solo con derecho a dividendos y ganancias de capital (acciones preferentes).  

Además, emitir acciones comunes no necesariamente diluye la alta concentración de la propiedad. En promedio las empresas que cotizan en la BMV tienen una concentración accionaria del 54%, lo cual indica que los dueños mayoritarios mantienen el control de las firmas.



ENTORNO EMPRESARIAL EN LA BMV

De acuerdo a investigaciones propias, el 77% de las empresas no financieras que emitieron acciones en la Bolsa Mexicana de Valores durante 2001-2014 son familiares. De éstas, el 85% son medianas (entre 1000 y 20000 colaboradores).

En promedio, las familias empresarias son dueñas del 54% de las acciones comunes.  Además, en el 90% de estas empresas que emiten acciones en la BMV, el Presidente del consejo de administración es a su vez el controlador de la firma (principal accionista o parte de la familia empresaria). Finalmente, el 42% de estas empresas familiares son dirigidas por un director general miembro de la familia dueña de las mismas.

Al comparar la rentabilidad de empresas familiares y no familiares listadas en la BMV, se observa que tanto el rendimiento sobre los activos (ROA) como el cociente del precio de la acción sobre la utilidad neta por acción, son mayores en empresas familiares. En parte, esto responde a la frase coloquial ¨tener es querer¨. Además, las empresas familiares tienen menores fluctuaciones en el ROA y están menos apalancadas, lo cual señala menores niveles de riesgo y una actitud financieramente más conservadora.



EXIGENCIAS DE GOBIERNO CORPORATIVO PARA COTIZAR EN LA BMV

La Ley del Mercado de Valores en México menciona que las empresas listadas deberán contar con un(a) director(a) general y un consejo de administración. Los consejos de administración cumplen varios propósitos. Específicamente para el entorno de empresas familiares en México, éstos: 1. Permiten separar temas de gestión de temas familiares. 2. Potencializan la eficiencia, desarrollo y trascendencia de la empresa familiar. 3. Asesoran, monitorean, dotan de estrategias y enrumban a las firmas hacia la consecución de sus objetivos. 4. Velan por los intereses de los accionistas y demás partes interesadas. 

La eficacia del consejo de administración depende de su estructura y composición. Hay evidencia para las empresas familiares listadas en la BMV que los consejos de administración relativamente pequeños e independientes son más efectivos. Si bien la normativa de la BMV se refiere a un máximo de veintiún consejeros propietarios, investigaciones propias señalan que el número óptimo de directores para estos consejos de administración está entre 10 y 11. En cuanto a la independencia de los consejeros, la Ley del Mercado de Valores en México postula que al menos el 25% de los mismos deben ser independientes. Este criterio implica que estos consejeros no deben presentar ningún conflicto de interés; es decir, no pueden trabajar para la empresa, ser accionistas, acreedores, deudores, auditores, ni miembros de las familias propietarias. La misma Ley del Mercado de Valores incorpora cláusulas (por ejemplo el artículo 380) respecto a la confidencialidad en el manejo de la información corporativa, que favorece la incorporación de consejeros independientes.

De acuerdo con investigaciones propias, el grado de independencia de los consejos de administración en las empresas familiares listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (datos de 2001 a 2014, para 69 emisoras) se asocia con un mayor desempeño empresarial. Si bien por normativa ésta debe corresponder al 25%, en promedio las empresas familiares que cotizan en la BMV cuentan con un 45% de consejeros independientes.  Los consejeros independientes fomentan la protección de los accionistas minoritarios, lo cual atrae la inversión en la empresa familiar. Con los incentivos correctos, un director independiente buscará maximizar el valor de la firma familiar. Estos incentivos son financieros (como las dietas y bonos basados en ganancias), otros no son monetarios (como la reputación y el apoyo). La efectividad de los consejeros independientes depende de la voluntad de los empresarios familiares para tomar en cuenta sus posturas y dotarlos de la información necesaria para participar adecuadamente en las sesiones del consejo de administración.  Los directores independientes deben ser seleccionados de acuerdo a seis características: 1. Experiencia. 2. Capacidad. 3. Prestigio profesional. 4. Ética. 5. Asertividad. 6. Actualización.



RECOMENDACIONES PARA LAS EMPRESAS FAMILIARES MEXICANAS

Antes de iniciar los procesos para listarse en la BMV, las empresas familiares mexicanas deben institucionalizarse. Es decir, separar los asuntos familiares de los empresariales, instaurar un consejo de administración y poner en marcha buenos mecanismos de gobierno corporativo.

Es recomendable que el consejo de administración incluya desde sus inicios consejeros independientes. Las investigaciones propias muestran que la combinación de propiedad familiar y una alta proporción de consejeros independientes es una estrategia que favorece al desempeño empresarial. La independencia del consejo de administración mejora la aplicación de controles internos y los pesos y contrapesos en el gobierno de la empresa, lo que permite atraer mayor inversión externa. Además, los consejeros independientes sirven de asesores de la familia empresaria.
Una iniciativa adicional que fomenta la inversión en las empresas familiares es la internacionalización de las mismas. De acuerdo con investigaciones propias, esto tiene un impacto positivo sobre el desempeño empresarial. Las empresas familiares listadas en la BMV de 2001-2014, que han optado por la internacionalización, presentan en promedio un valor para el ROA 1.8 puntos porcentuales por encima de las demás. El operar en mercados externos genera mayores exigencias en cuanto a transparencia y transmisión de información al público, con lo cual aumenta la confianza, mejora el acceso a los mercados financieros y consecuentemente pueden reducirse los costos financieros.

Por último, es conveniente que la familia empresaria mantenga el control de la empresa, mas no necesariamente la administración de la misma. En un estudio reciente sobre las empresas listadas en la BMV durante 2001-2014 (Watkins-Fassler, K., Briano-Turrent, G. y Rodríguez-Ariza, L. (2016, por publicarse). Efectos de la Capacidad y Procedencia de los CEOs en el Desempeño Financiero de las Empresas Cotizadas Familiares: Evidencias para México. En: Lecciones para empresarios familiares, Volumen VII, UDEM), se muestra que los directores generales externos a las familias empresarias alcanzan mejores resultados financieros que los directores generales familiares, a pesar de que sus capacidades en cuanto a experiencia y preparación académica son similares.

miércoles, 29 de junio de 2016

Yo digo que esta apreciación del Peso se revierte y se estabiliza en niveles alrededor de $18.75 MXN/USD Ceteris Paribus (Holding everything else constant!)

miércoles, 16 de octubre de 2013